sábado, 30 de marzo de 2013

"Resurrexit, alleluia - ¡Ha resucitado, aleluya!".



¡Escuchad, hombres y mujeres de buena voluntad!
Que la tentación de la venganza
abra paso a la valentía del perdón;
que la cultura de la vida y del amor
haga vana la lógica de la muerte;
que la confianza vuelva a reanimar la vida de los pueblos.
Si nuestro futuro es único,
es un compromiso y un deber de todos construirlo
con paciente y solícita clarividencia.


 "Señor, ¿a quién vamos a acudir?"
Sólo Tú, que has vencido a la muerte,
"tienes Palabras de vida eterna" (Jn 6,68).

(Beato Juan Pablo II Mensaje Urbi et Orbi 11 de abril 2004)

FELIZ Y SANTA PASCUA A TODOS!

miércoles, 27 de marzo de 2013

El «hijo del carpintero»

“Jesucristo el hombre del trabajo. El texto evangélico que acabamos de escuchar nos habla del trabajo humano, que para el cristiano encuentra su máxima inspiración y ejemplo en la figura de Cristo, el Hombre del trabajo. Antes de comenzar su labor mesiánica en la proclamación del Evangelio a las gentes, ha trabajado durante treinta años en la silenciosa casa de Nazaret. Desde su primera juventud, Jesús aprendió a trabajar, al lado de José, en su taller de carpintero, y por eso le llamaban el «hijo del carpintero» (Matth. 13, 55). Éste trabajo del Hijo de Dios constituye el primer y fundamental Evangelio, el Evangelio del trabajo. Después, durante su predicación apostólica se referirá continuamente, especialmente en sus parábolas, a las diferentes clases de trabajo humano.”