miércoles, 31 de agosto de 2011

En defensa de la dignidad y los derechos del campesino

“…no debe pesar sobre vosotros sentimiento alguno de inferioridad respecto de la dignidad de vuestras personas y género de vida. Con esa convicción buscad vuestra elevación propia, sabedores del valor y respeto que merece vuestra tarea, prestada con espíritu de servicio al hombre integral (cf. Gaudium et Spes, 64). Recordad que Cristo mismo quiso experimentar el cansancio físico, trabajando con sus manos como simple artesano (cf. Mt 13, 55). “
La Iglesia comprende y reconoce ese valor de vuestra condición de campesinos. Y quiere estar cercana a vosotros con la luz de la fe, con el estímulo de los valores morales, con su voz en defensa de vuestra dignidad y derechos.
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del Discurso del Beato Juan Pablo II en el encuentro con los campesinos – Penonomé, Panamá - Sábado 5 de marzo de 1983

lunes, 29 de agosto de 2011

sábado, 27 de agosto de 2011

La Iglesia es la familia de Dios

“La Iglesia es la familia de Dios (cf. Puebla, 238-249). Como en una familia debe reinar la unidad en el orden, también en la Iglesia. En ella, ninguno tiene más derecho de ciudadanía que otro: ni los judíos, ni los griegos, ni los esclavos, ni los libres, ni los hombres, ni las mujeres, ni los pobres, ni los ricos, porque todos “somos uno en Cristo Jesús” (cf. Gal 3, 28)”
VIAJE APOSTÓLICO A CENTRO AMÉRICA
(Santa Misa en Managua – de la Homilía del Beato Juan Pablo II - Managua, viernes 4 de marzo de 1983)

martes, 23 de agosto de 2011

El amor por la verdad en la educación

“El amor apasionado por la verdad debe animar la tarea educativa más allá de meras concepciones “cientistas” o “laicistas”. Debe llevar a enseñar cómo discernir lo verdadero de lo falso, lo justo de lo injusto, lo moral de lo inmoral, lo que eleva a la persona y lo que la manipula. Son estos criterios objetivos los que han de guiar la educación, y no categorías extraeducativas basadas en términos instrumentales de acción, de poder, de lo subjetivamente útil o inútil, de lo enseñado por el amigo o adversario, por el tachado de avanzado o retrógrado.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del Discurso del Beato Juan Pablo II a los educadores laicos congregados en Leòn, Nicaragua - Viernes 4 de marzo de 1983

lunes, 22 de agosto de 2011

Vengo como mensajero de paz

“Me trae a Nicaragua una misión de carácter religioso; vengo como mensajero de paz; como alentador de la esperanza; como un servidor de la fe, para corroborar a los fieles en su fidelidad a Cristo y a su Iglesia; para alentarlos con una palabra de amor, que llene los ánimos de sentimientos de fraternidad y reconciliación.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(Beato Juan Pablo II – Discurso en la ceremonia de bienvenida - Aeropuerto de Managua, Nicaragua - Viernes 4 de marzo de 1983)

sábado, 20 de agosto de 2011

El control por el respeto de los derechos humanos

“Es cierto que el control del respeto de los derechos humanos corresponde ante todo a cada sistema jurídico estatal. Pero una mayor sensibilidad y una acentuada preocupación por el reconocimiento o por la violación de la dignidad y la libertad del hombre, han hecho ver no sólo la conveniencia, sino también la necesidad de que la protección y el control que ejerce un Estado, se completen y se refuercen a través de una institución jurídica supranacional y autónoma.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del discurso del Beato Juan Pablo II a la Corte Interamericana de derechos humanos - San José de Costa Rica , Jueves 3 de marzo de 1983)

viernes, 19 de agosto de 2011

Un no y un si

Es muy sencilla la síntesis-programa de lo que os he dicho, se encierra en un No y un Sí:


No al egoísmo;
No a la injusticia;
No al placer sin reglas morales;
No a la desesperanza;
No al odio y a la violencia;
No a los caminos sin Dios;
No a la irresponsabilidad y a la mediocridad.

Sí a Dios, a Jesucristo, a la Iglesia;
Si a la fe y al compromiso que ella encierra;
Sí al respeto de la dignidad, de la libertad y de los derechos de las personas;
Sí al esfuerzo por elevar al hombre y llevarlo hasta Dios;
Sí a la justicia, al amor, a la paz;
Si a la solidaridad con todos, especialmente con los más necesitados;
Sí a la esperanza;
Sí a vuestro deber de construir una sociedad mejor.


VIAJE APOSTOLICO A AMERICA CENTRAL
(de aquel inolvidable discurso del Beato Juan Pablo II a los jóvenes en José de Costa Rica - Jueves 3 de marzo de 1983)

jueves, 18 de agosto de 2011

Cristo os llama a comprometeros en favor del bien

“No basta, efectivamente, contemplar los tantos males que descubrís en derredor vuestro, o lamentarlos pasivamente. No basta tampoco criticarlos. No aportaría solución alguna declararse impotentes o vencidos ante el mal y dejarse llevar por la desesperanza. No, no es ése el camino de solución.

Cristo os llama a comprometeros en favor del bien, de la destrucción del egoísmo y del pecado en todas sus formas. Quiere que construyáis una sociedad en la que se cultiven los valores morales que Dios desea ver en el corazón y en la vida del hombre. Cristo os invita a ser hijos fieles de Dios, operadores de bien, de justicia, de hermandad, de amor, de honestidad y concordia. Cristo os alienta a llevar siempre en vuestro espíritu y en vuestras acciones la esencia del Evangelio: el amor a Dios y el amor al hombre (Cfr. Mt 22, 40). “


VIAJE APOSTOLICO A AMERICA CENTRAL
(de aquel inolvidable discurso del Beato Juan Pablo II a los jóvenes en José de Costa Rica - Jueves 3 de marzo de 1983)

miércoles, 17 de agosto de 2011

Consignas de fidelidades a las religiosas

“Quiero dejaros como consignas de este encuentro algunas fidelidades que os ensancharán el corazón y os darán el gozo pleno del discípulo auténtico de Jesús, aun en medio de las persecuciones, las incomprensiones, la aparente ineficacia apostólica de vuestros esfuerzos.
Ante todo fidelidad a Cristo…..
Fidelidad también a la Iglesia…..
Permaneced unidas en la fidelidad a vuestro propio carisma…..
Vivid también en comunión entre los diversos institutos….
Sed, finalmente, fieles a vuestro pueblo, a vuestras Iglesias particulares….”


(del Discurso del Santo Padre Juan Pablo II a las religiosas - San José de Costa Rica Jueves 3 de marzo de 1983)

martes, 16 de agosto de 2011

La Iglesia : madre de todos los cristianos

“Algunos cristianos miran a veces a la Iglesia como si estuvieran fuera, al margen de ella. La critican como si nada tuvieran que ver con ella. Toman distancias de la Iglesia, como si la relación de ella con Jesucristo, su Fundador, fuera accidental y ella hubiera surgido como mera consecuencia ocasional de su vida y de su muerte; como si El no estuviera vivo en la Iglesia, en su enseñanza y en su acción sacramental; como si ella no fuera el misterio mismo de Cristo confiado a los hombres.
A otros, la Iglesia les resulta indiferente, ajena. En cambio, para los cristianos conscientes, que saben “de qué espíritu son” (cf. Lc 9, 55), la Iglesia es Madre.
Sí, queridos hermanos: la Iglesia es vuestra madre; es la madre de todos los cristianos. Ella nos ha engendrado a la vida eterna por el bautismo, sacramento del nuevo nacimiento (cf. Gv 3, 5). Nos ha llevado a la madurez de los hijos de Dios en el sacramento de la confirmación. Nos alimenta constantemente con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, cuando celebra el misterio de la muerte y resurrección del Señor. Ella, por el sacramento de la penitencia, nos reconcilia con el Padre y consigo misma, en virtud de la reconciliación operada por Cristo en su muerte (cf. 2 Cor 5, 19).”


sábado, 13 de agosto de 2011

Amor al hombre, imagen viva de Dios

“El amor al hombre, imagen viva de Dios, ha de ser el mejor incentivo para respetar y hacer respetar los derechos fundamentales de la persona humana. Por eso la Iglesia se levanta como defensora del hombre, a la vez que como estandarte de paz, de concordia, de unidad.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del discurso del Beato Juan Pablo II al Secretariado Episcopal de América central (SEDAC) - San José de Costa Rica Miércoles 2 de marzo de 1983)

viernes, 12 de agosto de 2011

Instrumentos de unidad

“Vosotros sois en la Iglesia, lo recuerda el último Concilio, “principio de unidad” (Cfr. Lumen gentium, 23). El eje y la fidelidad de la misión de Pastores es ser instrumentos de unidad en la comunidad. “
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del discurso del Beato Juan Pablo II al Secretariado Episcopal de América central (SEDAC) - San José de Costa Rica Miércoles 2 de marzo de 1983)

jueves, 11 de agosto de 2011

Una auténtica cristología

“Una auténtica cristología no puede dejar de lado ni la integridad de la revelación neotestamentaria, aprovechando debidamente los avances serios reconocidos en la investigación, ni la indispensable referencia al Magisterio. No se puede hacer una cristología que sirva de alimento a nuestras comunidades, si el trabajo teológico no hunde sus raíces en la fe de la Iglesia y en una fe personal que hace ofrenda de la propia existencia al Señor. “
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del discurso del Beato Juan Pablo II al Secretariado Episcopal de América central (SEDAC) - San José de Costa Rica Miércoles 2 de marzo de 1983)

miércoles, 10 de agosto de 2011

El cambio es posible

“Es el dolor de los pueblos que vengo a compartir, a tratar de comprender más de cerca, para dejar una palabra de aliento y esperanza, fundada en un necesario cambio de actitudes.
Ese cambio es posible, si aceptamos la voz de Cristo que nos urge a respetar y amar a cada hombre como hermano nuestro; si sabemos renunciar a prácticas de ciego egoísmo, si aprendemos a ser más solidarios, si se aplican con rigor las normas de justicia social que proclama la Iglesia, si se abre paso en los responsables de los pueblos a un creciente sentido de justicia distributiva de las cargas y deberes entre los diversos sectores de la sociedad; y si cada pueblo pudiera afrontar sus problemas, en un clima de diálogo sincero, sin interferencias ajenas.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL

(Beato Juan Pablo II - Ceremonia de bienvenida en el Aeropuerto de San José de Costa Rica - Miércoles 2 de marzo de 1983)

sábado, 6 de agosto de 2011

La Iglesia os debía un testimonio de gratitud

“Con mi viaje he querido despertar en vosotros el recuerdo de vuestro pasado cristiano y de los grandes momentos de vuestra historia religiosa. Esa historia por la que, a pesar de las inevitables lagunas humanas, la Iglesia os debía un testimonio de gratitud.
Sin que ello significase invitaros a vivir de nostalgias o con los ojos sólo en el pasado, deseaba dinamizar vuestra virtualidad cristiana. Para que sepáis iluminar desde la fe vuestro futuro, y construir sobre un humanismo cristiano las bases de vuestra actual convivencia. Porque amando vuestro pasado y purificándolo, seréis fieles a vosotros mismos y capaces de abriros con originalidad al porvenir.”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA

(Beato Juan Pablo II – discurso Ceremonia de despedida - Aeropuerto de Labacolla, Santiago de Compostela - Martes 9 de noviembre de 1982

viernes, 5 de agosto de 2011

Europa Vuelve a encontrarte. Sé tú misma.

“Yo, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que hicieron gloriosa tu historia y benéfica tu presencia en los demás continentes. Reconstruye tu unidad espiritual, en un clima de pleno respeto a las. otras religiones y a las genuinas libertades. Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. No te enorgullezcas por tus conquistas hasta olvidar sus posibles consecuencias negativas. No te deprimas por la pérdida cuantitativa de tu grandeza en el mundo o por las crisis sociales y culturales que te afectan ahora. Tú puedes ser todavía faro de civilización y estímulo de progreso para el mundo. Los demás continentes te miran y esperan también de ti la misma respuesta que Santiago dio a Cristo: «lo puedo».”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(del discurso del Beato Juan Pablo II en el Acto Europeo en Santiago de Compostela - Martes 9 de noviembre de 1982)

jueves, 4 de agosto de 2011

A la “familia” de hombres de mar

“¡Ved, qué dulzura y qué delicia convivir los hermanos unidos!” (Ps. 132, 1). Unidos no sólo como peregrinos en busca de la “perdonanza”, sino también porque, aun perteneciendo a distintas regiones españolas —Galicia, Asturias, Cantabria y otras— sois conscientes de formar parte de una gran familia. Y cuando digo familia, pienso en una clase de hombres, los hombres del mar, vosotros, fuertemente unidos por esos lazos entrañables de solidaridad fraterna que distingue a cuantos habéis hecho del mar el escenario habitual de vuestra existencia.”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA

(del encuentro del Beato Juan Pablo II con las gentes del mar en Santiago de Compostela - Martes 9 de noviembre de 1982)

miércoles, 3 de agosto de 2011

Origen de la fe de la Iglesia

“La fe de la Iglesia tiene su origen y fundamento en el mensaje de Jesús que los Apóstoles extendieron por todo el mundo. Por la fe, que se manifiesta como anuncio, testimonio y doctrina, se transmite sin interrupción histórica la revelación de Dios en Jesucristo a los hombres.”

VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(de la Homilía del Beato Juan Pablo II en la Misa del peregrino - Santiago de Compostela, 9 de noviembre de 1982

martes, 2 de agosto de 2011

La comunidad religiosa

“Recordad que la comunidad religiosa está insertada en la Iglesia y que no tiene sentido sino en la Iglesia, participando de su misión salvadora en fidelidad filial a su Magisterio. Vuestro carisma habéis de entenderlo a la luz del Evangelio, de vuestra propia historia y del Magisterio de la Iglesia. Y cuando se trate de comunicar a los otros vuestro mensaje procurad transmitir siempre las certidumbres de la fe y no ideologías humanas que pasan.”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(Homilía del Beato Juan Pablo II en la Celebración de la Palabra con las religiosas y los miembros de institutos seculares - Madrid, 8 de noviembre de 1982)

lunes, 1 de agosto de 2011

Junto al hombre que sufre

“Junto al hombre que sufre, debe haber siempre otro que lo asiste y acompaña. La caridad y el sentido humanitario no pueden permanecer indiferentes ante la muerte y la destrucción.”