lunes, 30 de mayo de 2011

Una cadena de unión mas fuerte que las cadenas de la guerra

“No dejen que el odio marchite las energías generosas y la capacidad de entendimiento que todos llevan dentro. Hagan con sus manos unidas - junto con la juventud latinoamericana, que en Puebla confié de modo particular al cuidado de la Iglesia - una cadena de unión más fuerte que las cadenas de la guerra. Así serán jóvenes y preparadores de un futuro mejor; así serán cristianos.”


sábado, 28 de mayo de 2011

La unidad y la paz con la palabra del Evangelio

“la Iglesia debe ser forma mundi, también en el plan de la paz y de la reconciliación. Por esto, un Pastor de la Iglesia no puede callar el verbum reconciliationis, ni dispensarse del ministerium reconciliationis también para el mundo, en el cual las fracturas y divisiones, odios y discordias rompen constantemente la unidad y la paz. No lo hará con los instrumentos de la política, sino con la palabra humilde y convincente del Evangelio.”


(del discurso del Beato Juan Pablo II a los obispos de Argentina - Buenos Aires Sábado 12 de junio de 1982)

viernes, 27 de mayo de 2011

El Pueblo de Dios se extiende por todo el universo

“El Pueblo de Dios no se limita a los confines, forzosamente estrechos, de una nación, raza o cultura, sino que se extiende por todo el universo. Pero no ignora o desprecia las naciones, razas o culturas. Su grandeza y originalidad está precisamente en amalgamar en una unidad viva, orgánica y dinámica a las más diversas gentes; de tal modo que ni la unidad padece rupturas, ni la diversidad pierde sus riquezas esenciales.”
Visita pastoral a la Argentina
(del discurso del Beato Juan Pablo II a los obispos de Argentina - Buenos Aires Sábado 12 de junio de 1982)

jueves, 26 de mayo de 2011

lunes, 23 de mayo de 2011

El sacerdocio don sacramental indeleble

“el sacerdocio es una consagración a Dios en Jesucristo para “servir . . . a la multitud” (Cfr. Marc. 10, 45). Esa consagración es, como bien sabemos, un don sacramental indeleble, conferido por el obispo, signo y causa de gracia.”

sábado, 21 de mayo de 2011

A sus pies vengo a postrarme

“A Aquella para quien todo hombre sólo tiene un nombre: el de hijo; a la Madre de Cristo y Madre de la Iglesia, a cuyos pies vengo a postrarme en su santuario de Luján, pido que enjugue tantas lágrimas; que aliente a cuantos se doblegan bajo el peso de la prueba; que encienda nuevas energías de bien en campo nacional e internacional, capaces de aliviar los dolores y dificultades actuales, para que se pueda mirar al futuro con esperanzada tranquilidad; que se hagan realidad los deseos de dos pueblos que anhelan la paz.”
Visita pastoral a la Argentina
Ceremonia de bienvenida
(del Discurso del Beato Juan Pablo II Viernes 11 de junio de 1982)

viernes, 20 de mayo de 2011

Un breve saludo en las Bahamas

“Al encontrarme esta tarde aquí entre vosotros, se me presenta la oportunidad de manifestaros mis mejores deseos para toda la población de Bahamas. Abrigo la esperanza de que cada uno avance constantemente a lo largo del camino del progreso humano auténtico e íntegro. Ojalá todo el pueblo de estas islas, convencido profundamente de la dignidad eminente de la persona humana, contribuya con su aportación individual y singular al bien común que tiene en cuenta los derechos personales y los deberes de todos los ciudadanos.”
VIAJE A LA REPÚBLICA DOMINICANA,MÉXICO Y BAHAMAS
(del Discurso del Santo Padre Juan Pablo II al pueblo de Bahamas - Nassau, jueves 1 de febrero de 1979)

lunes, 16 de mayo de 2011

Revisar los conceptos del progreso

“Si la humanidad quiere controlar una evolución que se le escapa de la mano, si quiere sustraerse a la tentación materialista que gana terreno en una huida hacia adelante desesperada, si quiere asegurar el desarrollo auténtico a los hombres y a los pueblos, debe revisar radicalmente los conceptos de progreso, que bajo sus diversos nombres, han dejado atrofiar los valores espirituales.”



miércoles, 11 de mayo de 2011

“Instruir en las cosas de la santa fe católica y en las demás facultades”

“la Universidad Católica debe ofrecer una aportación específica a la Iglesia y a la sociedad, situándose en un nivel de investigación científica elevado, de estudio profundo de los problemas, de un sentido histórico adecuado. Pero esto no basta para una Universidad Católica. Esta debe encontrar su significado último y profundo en Cristo, en su mensaje salvífico, que abarca al hombre en su totalidad, y en las enseñanzas de la Iglesia.”

“la Universidad Católica debe ser formadora de hombres realmente insignes por su saber, dispuestos a ejercer funciones comprometidas en la sociedad y a testimoniar su fe ante el mundo (cf. Gravissimum educationis, 10)”

“la Universidad Católica debe ser un ámbito en el que el cristianismo sea vivo y operante. Es una vocación irrenunciable de la Universidad Católica dar testimonio de ser una comunidad seria y sinceramente comprometida en la búsqueda científica, pero también caracterizada visiblemente por una vida cristiana auténtica.”