martes, 27 de diciembre de 2011

Abrirse a los demás

 “Tratándose de jóvenes que han conocido a Cristo, el primero entre los hermanos, que quiere la dignidad y el bien de todos, el amor a El ha de llevar a pensar en los demás. Ha de obligar a no instalarse en el propio egoísmo, sino a abrirse a los demás. Porque Dios es nuestro Padre común y, en consecuencia, todos somos hermanos. Son las exigencias de la caridad, del amor. Porque «Dios es amor» (1 Jn. 4, 16) y tanto nos ha amado que nos entregó a su propio Hijo, Jesús (Cfr. Jn. 3, 16), el cual no vino a ser servido, sino a servir (Cfr. Mt. 20, 28). “

No hay comentarios:

Publicar un comentario