lunes, 5 de septiembre de 2011

El sacerdote : beber el Evangelio a los pies del Maestro

“para ser educador de la fe del pueblo, el sacerdote tiene que beber el Evangelio a los pies del Maestro en horas de oración personal, de meditación de la Escritura, de alabanza al Señor con la Liturgia de las Horas; debe profundizar y poner al día la comprensión eclesial del mensaje con un estudio asiduo que requiere un compromiso de formación permanente, tan necesario hoy para profundizar, puntualizar y actualizar los conocimientos de la teología en sus varias dimensiones: dogma, moral, liturgia, pastoral, espiritualidad. Todo ello sostenido por una auténtica teología bíblica.”
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del discurso del Beato Juan Pablo II a los sacerdotes de América Central - San Salvador, domingo 6 de marzo de 1983)

No hay comentarios:

Publicar un comentario