miércoles, 31 de agosto de 2011

En defensa de la dignidad y los derechos del campesino

“…no debe pesar sobre vosotros sentimiento alguno de inferioridad respecto de la dignidad de vuestras personas y género de vida. Con esa convicción buscad vuestra elevación propia, sabedores del valor y respeto que merece vuestra tarea, prestada con espíritu de servicio al hombre integral (cf. Gaudium et Spes, 64). Recordad que Cristo mismo quiso experimentar el cansancio físico, trabajando con sus manos como simple artesano (cf. Mt 13, 55). “
La Iglesia comprende y reconoce ese valor de vuestra condición de campesinos. Y quiere estar cercana a vosotros con la luz de la fe, con el estímulo de los valores morales, con su voz en defensa de vuestra dignidad y derechos.
VIAJE APOSTÓLICO A AMÉRICA CENTRAL
(del Discurso del Beato Juan Pablo II en el encuentro con los campesinos – Penonomé, Panamá - Sábado 5 de marzo de 1983

1 comentario:

  1. Ludmila no sabes cuantas veces me acordaba yo de estas palabras cuando trabajaba en el campo, tirada en esos campos de Dios y pasando malos momentos.
    Me acompañaba el aliento de las palabras de este gran sabio.
    Un beso.

    ResponderEliminar