jueves, 14 de julio de 2011

Tesoro confiado a los laicos

“Los laicos “incorporados a Cristo por el bautismo, integrados en el Pueblo de Dios y hechos partícipes, a su modo, de la función sacerdotal, profética y real de Cristo” están llamados a la santidad y son enviados a anunciar y realizar el reino de Cristo hasta que El vuelva. Si queréis ser fieles a esa dignidad, no es suficiente acoger pasivamente las riquezas de fe que os han legado vuestra tradición y vuestra cultura. Se os confía un tesoro, se os otorgan talentos que han de ser asumidos con responsabilidad para que fructifiquen con abundancia.”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(de la Homilía del Beato Juan Pablo II Misa para los laicos - Toledo, 4 de noviembre de 1982)

No hay comentarios:

Publicar un comentario