martes, 5 de julio de 2011

Ser querido por si mismo

“La norma fundamental de la comunidad conyugal no es la de la propia utilidad y del propio placer. El otro no es querido por la utilidad o placer que puede procurar: es querido en sí mismo y por sí mismo. La norma fundamental es pues la norma personalística; toda persona (la persona del marido, de la mujer, de los hijos, de los padres) es afirmada en su dignidad en cuanto tal, es querida por sí misma.”
(Beato Juan Pablo II - Homilía en la Misa para las Familias - Madrid, 2 de noviembre de 1982)

No hay comentarios:

Publicar un comentario