miércoles, 27 de julio de 2011

Que la empresa cumpla una función social

“Por su misma dinámica intrínseca la empresa está llamada a realizar, bajo vuestro impulso, una función social —que es profundamente ética—: la de contribuir al perfeccionamiento del hombre, de cada hombre, sin ninguna discriminación; creando las condiciones que hacen posible un trabajo en el que, a la vez que se desarrollan las capacidades personales, se consiga una producción eficaz y razonable de bienes y servicios, y se haga al obrero consciente de trabajar realmente “en algo propio”.”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(del Encuentro del Beato Juan Pablo II con trabajadores y empresarios - Barcelona, domingo 7 de noviembre de 1982)

No hay comentarios:

Publicar un comentario