sábado, 30 de julio de 2011

La fidelidad seguimiento amoroso y donación personal a Cristo

“La fidelidad tiene un carácter dialogal, interpersonal, esponsalicio y comprometido. Significa una mutua donación, una amistad profunda, una confianza plena, un compromiso permanente. Para entender lo que significa ser fieles, hemos de mirar a Cristo, el Hijo de Dios hecho nuestro hermano, que afirma: “No busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Io. 5, 30). Hemos de dirigir nuestra mirada a Jesús, “a quien el Padre consagró y envió al mundo” (Ibid. 10, 35) como “Buen Pastor que da la vida por sus ovejas” (Ibid. 10, 11), como Redentor que “aprendió de sus padecimientos la obediencia” (Hebr. 5, 8). La fidelidad no es, pues, una actitud estática, sino un seguimiento amoroso, que se concreta en donación personal a Cristo, para prolongarlo en su Iglesia y en el mundo.”
(Beato Juan Pablo II – Mensaje escrito a los seminaristas de España – Valencia, 8 de noviembre de 1982.

No hay comentarios:

Publicar un comentario