martes, 14 de junio de 2011

No detenerse hasta llegar a la fuente de la vida

“Yo os pido que ensanchéis el alma, que “no apoquéis los deseos”. Abríos al futuro. Arriesgaos como Teresa de Jesús, de quien no me resisto a citar estas palabras: “Importa mucho y el todo . . . una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar (a la fuente de la vida), venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabaje lo que trabajare, murmure quien murmurare, siquiera llegue allá, siquiera muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo” (EIUSDEM, Camino de perfección, 35, 2).”
VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA
(del discurso del Beato Juan Pablo II al pueblo de la Diócesis de Salamanca - Alba de Tormes , lunes 1 de noviembre de 1982)

1 comentario:

  1. Sus palabras siempre me llegan como un agua refrescante.
    Gracias Ludmila.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar