sábado, 21 de mayo de 2011

A sus pies vengo a postrarme

“A Aquella para quien todo hombre sólo tiene un nombre: el de hijo; a la Madre de Cristo y Madre de la Iglesia, a cuyos pies vengo a postrarme en su santuario de Luján, pido que enjugue tantas lágrimas; que aliente a cuantos se doblegan bajo el peso de la prueba; que encienda nuevas energías de bien en campo nacional e internacional, capaces de aliviar los dolores y dificultades actuales, para que se pueda mirar al futuro con esperanzada tranquilidad; que se hagan realidad los deseos de dos pueblos que anhelan la paz.”
Visita pastoral a la Argentina
Ceremonia de bienvenida
(del Discurso del Beato Juan Pablo II Viernes 11 de junio de 1982)

No hay comentarios:

Publicar un comentario